Descubre un botón charro diferentes a los demás

La historia del botón charro

Su historia es un enigma que varía según unas fuentes u otras. Todo dependerá de la que tú consideres más convincente para ti.

La primera línea histórica que algunos apoyan nos lleva a la época judía, aunque está más asentada aún la teoría de que el botón charro se remonta a una época más antigua: la de los celtíberos.

La filigrana de nuestro botón podría datar de esta época ya que, la filigrana charra, utiliza técnicas o incluso diseños típicos de la cultura maya o celta. Esto no debería sorprendernos, pues los patrones que se ven en estas culturas (geométricos, curvos, o abstractos) han existido en todas las culturas, además de su representación sobre una gran cantidad materiales como el metal, madera, piedra, bronce… 

Esta técnica y la utilización de círculos, hilos y nudos, también se ve en culturas indoeuropeas o incluso en los antiguos fenicios, disuadiendo así la idea de que el origen sea exclusivamente celta. Así pues, podemos decir que su origen no es muy conocido.

Como símbolo y complemento en gran variedad de prendas, el botón charro también tiene reminiscencias a las técnicas empleadas en la época medieval, aunque su utilización no empieza a coger fuerza hasta el Siglo XVII como una pieza realizada por maestros orfebres para poder lucir en el traje típico salmantino.

Lo que si podemos decir es que el uso del botón charro ha llegado a convertirse en algo muy representativo en el mundo de la artesanía charra. Sin embargo, no debemos dejar fuera ni olvidar que la filigrana ha tenido también una fuerte presencia en Córdoba, Galicia, Portugal o Extremadura.

Sea como sea, el significado del botón charro es el sentir salmantino, pero también es, para los más supersticiosos, un amuleto de protección en el que se representaba a Salamanca en el centro rodeada de las comarcas. Así, el que lo porte, ya sea en un llavero, en unos pendientes, en un anillo o en el pomo de casa, estará protegido.

¡Únete ahora a nuestro canal de Telegram!

Acceder al canal para curiosear

Tipos de botones charros

Como hemos comentado anteriormente, el botón charro ha pasado de ser un botón decorativo típico del traje charro a ser un complemento en el día a día de cualquier persona, ya sea llevándolo en pendientes, anillos, gemelos, o llaveros.

También ha cambiado el número de bolas que se pueden ver rodeándolo. Hemos pasado del tradicional botón charro de 8 o 10 bolas a botones charros de 12 o 19 bolas, dependiendo del tipo de botón que quiera desarrollar el artista.

Al igual que su uso ha cambiado con el paso de los años, el material empleado también. Originalmente se hacía en plata de primera ley, pero con el el tiempo se empezaron a emplear otros metales como el oro blanco, amarillo, rosa o platino para los amantes de la alta joyería. De esta manera ya no solo existirían de color plata sino de todos los colores, algo que sin la tecnología no habría sido posible hoy en día.   

¿Cómo se hace un botón charro?

La filigrana charra es una de las artes que siguen manteniendo su clásica elaboración aunque, desde hace ya varios años, las nuevas tecnologías conviven con ella. Lee atentamente si quieres saber cómo hacer un botón charro paso a paso.

Para empezar, si te detienes a observar la composición y estructura de un botón charro, observarás que está realizado con un hilo entrelazado que va creando una serie de patrones. Este hilo puede ser de plata o de cualquier otro metal, como oro o platino. Todo depende de lo que te quieras gastar a la hora de comprar un botón charro.

Para realizar este hilo tendremos que partir del lingote del metal deseado e irlo estirando hasta conseguir el diámetro deseado. Una vez estirado, doblaremos ese hilo en dos para entrelazarlo.

primer-paso-fabricacion-boton-charro
© El sastre del diamante

Ahora que tenemos el hilo entrelazado, veamos cómo se fabrica el botón charro. Allá vamos!

Para realizar su estructura tomaremos un hilo del mismo tipo de metal utilizado para el hilo entrelazado, pero en este caso sin entrelazar. A este hilo le daremos forma de flor, creando los pétalos uno a uno como puedes ver en las siguientes imágenes.  Si quieres mayor precisión a la hora de realizar los pétalos puedes ayudarte de pinzas.

segundo-paso-fabricacion-boton-charro
© El sastre del diamante

Una vez realizada la flor, ésta empieza a rellenarse con el hilo entrelazado. Aquí el diseño varía según el estilo del artista, aunque el sistema más tradicional suelen ser hilos que giran sobre si mismos creando espirales. Si te fijas veras que estas espirales son más pequeñas a medida que se van acercando al centro del botón. 

tercer-paso-fabricacion-boton-charro
© El sastre del diamante

Una vez montado, pasamos a soldar estas partes entre sí. Cuando lo tengamos soldado, tenemos que darle esa forma convexa tan característica que tiene. Para ello utilizaremos un instrumento utilizado en joyería llamado embutidor. 

Una vez que hayamos embutido nuestra estructura y conseguido ese abombado típico del botón charro, lo volvemos a soldar por si durante el embutido alguna parte se hubiera desoldado. 

Para finalizar su fabricación solo faltaría añadir las diferentes bolas y aros que componen esta pieza charra. 

cuarto-paso-fabricaccuarto-paso-fabricacion-boton-charroion-boton-charro
© El sastre del diamante

¡Y así se hace un botón charro paso a paso! 

Ahora solo quedaría rematarlo un poco con la ayuda de la pulidora y algunos baños específicos empleados en joyería para darle ese aspecto reluciente que tienen.  

El uso que le quieras dar ya depende de ti, pero lo más normal es encontrarlo en anillos, pendientes, llaveros, broches, pinzas de corbata, agujas de moño, o lo que se le ocurra al artista en ese momento.

Tradicionalmente los botones charros tenían un gran tamaño, muy similar a los que aún conservan algunos sefarditas de Marruecos. Pero hoy en día se opta por algo más pequeño, más cómodo y más refinado. 

Nuestra historía dentro del botón charro

Nuestra estrecha relación con el botón charro comenzó durante los años en los que empezamos a colaborar en Suiza con las diferentes casas de alta joyería. En nuestro taller de joyería pasábamos los días montando diamantes en relojes y joyas que partían para la clientela millonaria de los Emiratos Árabes. Tras colocar cientos de diamantes al día, teníamos nuestros momentos de descanso en los que nos dedicábamos a crear. 

En uno de esos momentos, teníamos entre nuestras manos uno de estos botones en oro de 18 quilates que lucíamos con orgullo, pues al estar lejos de Salamanca nos hacía sentirla más cerca. Al verlo decidimos reinterpretarlo para darle un toque diferente y adaptado a la alta joyería. Tras varios bocetos, optamos por ponerle piedras preciosas a las bolas de nuestro botón charro. Primero se unieron los diamantes y luego piedras semipreciosas y preciosas como los rubíes, esmeraldas y zafiros. Ahora que lo vemos nos parece un cambio sencillo, pero la ilusión que nos inundaba en ser pioneros en ese cambio era indescriptible.  

Al ponerle los diamantes y contemplarlo durante horas, volteándolo una y otra vez, nos dimos cuenta que su forro plano carecía de detalles, algo que no nos parecía adecuado en una joya que es tan bella por delante. Así que decidimos modificarlo, dando vida al «forro Constantino®» (en honor a su creador) que juega un papel importante ya que, además de su belleza, permite que la luz entre dentro del botón e ilumine las piedras, haciendo que estas brillen más y parezcan más grandes. En ese momento ya podíamos decir que este nuevo modelo de botón charro tenía el prestigio que se merecía, ser bonito tanto por delante como por detrás.

creacion-boton-charro-forro-martin-constantino
Broche botón charro con forro Constantino®

Una vez acabado y mirándolo con detenimiento decidimos lucirlo en nuestro escaparate hasta que un día los mismos con los que colaborábamos nos propusieron empezar a venderlo a la clientela de los Emiratos Árabes para la cual estábamos trabajando. 

Tras años trabajando el botón charro en el extranjero, hemos vuelto a Salamanca para traer nuestra propia y exclusiva reinvención del botón charro. Así este símbolo tan nuestro y a la vez tan internacional pueda volver a su casa: Salamanca.

Visitar la página del creador de este botón charro

¡Sorprende a tus contactos compartiendo este artículo!

Déjanos tu comentario
SCROLL UP
error: Contenido protegido por derechos de autor.