¿Los diamantes de laboratorio son ecológicos?

Los diamantes de laboratorio no son ecológicos

“No se remueven toneladas de tierra”, “te aseguramos que no comprarás un diamante de sangre”, “están creados con energías alternativas convirtiéndolos en ecológicos”, etc… Estos son solo algunos de los argumentos que más utilizan los vendedores de diamantes de laboratorio, pero ¿Qué hay de cierto en ello?

Muchos medios de comunicación se hacen eco de las definiciones que dan estas personas, publicitando a los diamantes de laboratorio (mal llamados diamantes sintéticos) como ecológicos sin haber hecho una investigación previa. Esta forma continuada de querer venderlos como ecológicos a toda costa hace que la verdadera información quede algo empañada.

Antes de continuar, quiero aclarar que el objetivo de este artículo no es hacerle mala prensa al diamante de laboratorio, sino aportaros la realidad, con sus pros y sus contras para que tengáis la información más objetiva y veraz posible. Así es que, tanto a nuestros clientes como a ti, queremos daros esta información con todo lujo de detalles porque, al fin al cabo, si un cliente invierte una parte importante de su dinero en comprarnos un diamante o una joya, lo justo es que sepa qué compra. Al diamante de laboratorio lo hemos visto desde el principio como una excelente alternativa al diamante natural para determinados clientes que prefieren un diamante más grande por el mismo precio.

Pero entonces, ¿Los diamantes de laboratorio son ecológicos? Vamos a verlo

¡Únete ahora a nuestro canal de Telegram!

Acceder al canal para curiosear

Situación actual de los diamantes de laboratorio

Desde hace un par de años venimos apreciando un crecimiento exponencial en cuanto a laboratorios que crean diamantes. Florecen por todos los rincones del planeta, pero donde más se asientan es en India y China. Ambas economías han conseguido ofrecer unos precios de los más competitivos, haciendo que muchos vendedores de diamantes de laboratorio te ofrezcan estos diamantes para obtener una mayor rentabilidad.

Esta bajada de precios se debe a que cada vez son más los laboratorios que ofrecen estos diamantes. Esto responde simplemente a la ley de la oferta y la demanda y no es nada malo, pero sucede lo siguiente:

Tanto India como China, a día de hoy, siguen construyendo centrales de carbón para abastecer sus industrias con esta energía. Y los laboratorios que se dedican a la creación de diamantes en estos países también optan mayormente por esta energía altamente contaminante, complementándola con muy poca energía alternativa (como la hidroeléctrica). Este problema se hace todavía más grande cuando te das cuenta de que el 71% de los diamantes de laboratorios provienen de estos dos países. En definitiva, tienes muchas papeletas para que tu diamante de laboratorio se haya fabricado gracias a la energía más contaminante del planeta.

productores-principales-diamantes-sinteticos-laboratorio-paises
©El sastre del diamante - Fuente: Paul Zimnisky

¿Qué ocurre con los otros países productores de diamantes de laboratorio? ¿Utilizan las mismas fuentes que China e India? Estos países también emplean energías contaminantes, aunque parte de la energía utilizada sea alternativa. En el caso de Europa, por ejemplo, el uso de la energía de carbón se ha desplomado.

Aun así he de hacer una mención especial a los laboratorios con huella de carbón igual a 0. Son difíciles de encontrar pero los que hay, y por eso, merecen tener su reconocimiento.

¿Cuánta energía consumen los diamantes de laboratorio y los diamantes naturales?

Muchas veces nos hemos dado cuenta que para mucha gente, si no se ha hecho un agujero kilométrico en el suelo para conseguir diamantes, estos pasan directamente a ser ecológicos. Los diamantes de laboratorio no se crean en un laboratorio como acostumbramos a imaginarnos, con un montón de científicos de bata blanca, sino que son naves llenas de máquinas devoradoras de energía, colocadas a modo de tablero de ajedrez.

Para que veas la diferencia de consumo entre los diamantes de laboratorio y los diamantes naturales, partiré de la base de un diamante de 1 quilate.

Para obtener un diamante de laboratorio de 1 quilate, necesitaremos remover 0 toneladas de tierra. En cambio, en el caso de los diamantes naturales, para hacerse con un quilate de este mineral creado por la madre naturaleza, tendremos que remover de media unas 250 toneladas de tierra. Esto equivaldría aproximadamente una tolva llena de un camión de minería como la de la imagen.

camion-grande-mina-natural-diamante-diamantes

El segundo término a examinar sería el consumo energético que se necesita para obtener 1 quilate de diamante.

El profesor de energía y medio ambiente Saleem H. Ali de la Universidad de Delaware, llevó a cabo una profunda investigación para desvelar el gasto energético que implicaba la extracción del diamante natural aflorando los siguientes datos:

Para la extracción de los diamantes naturales, La empresa minera De Beers usa unos 80,3 kWh por quilate y la extracción de diamantes en la minas Diavik (Canadá) conlleva un gasto energético de 66 kWh por quilate.

En cuanto a la creación de diamantes, tenemos el discurso de Jason Payne, fundador de ADA (Laboratorio de diamantes de Ginebra), donde destacó que las maquinas empleadas para la creación de diamantes generan un gasto energético de 250kWh por cada quilate de diamante si se trata de una maquinaria eficiente. En cambio, la gran mayoría de estos laboratorios no cuentan con estas máquinas eficientes, por lo que el gasto energético en estos casos pasaría a 750 kWh para un quilate de diamante.

¿A qué equivale 250 kWh de consumo? Al gasto energético de un hogar medio durante unos 9 días.

El tercer término a examinar sería el consumo de agua. Siguiendo con nuestro diamante de 1 quilate, en una mina se emplean unos 480 L. En el caso de un laboratorio, el consumo de agua baja drásticamente hasta los 70 L.

Tabla comparativa

He recapitulado todos los datos aquí para que, de un vistazo, puedas optar por el diamante que más se adapte a tus valores.

Como puedes comprobar, los niveles de contaminación son contrarios entre los dos tipos de diamantes. ¿Hay contaminación? Sí, pero ¿Hay también beneficio positivo?

Diamante natural
(1 quilate)
Diamante de laboratorio
(1 quilate)
Toneladas de tierra removida Aprox. 250 toneladas 0 toneladas
Gasto energético 66 – 80,3 kWh 250 – 750 kWh
Agua consumida 480 litros 70 litros

¡Únete ahora a nuestro canal de Telegram!

Acceder al canal para curiosear

Los beneficios que traen los diamantes naturales

Para muchos, la imagen que trasmite la minería de diamantes es la típica postal de un hombre bateando en unas aguas turbias bajo la mirada de un matón armado. Esto forma parte de una etapa ya extinta que nos han refrescado las películas de Hollywood, pero a día de hoy no es así. De hecho sólo el 0,2% de la extracción mundial sigue siendo así gracias a la regulación y condena de los diamantes de sangre.

Para que veas los beneficios que ha aportado la industria del diamante minado a la sociedad, te contaré la historia de Botsuana.

Cuando Botsuana consiguió su independencia, en 1996, era uno de los países más empobrecidos del mundo, con una renta per cápita de unos 90$ al año. La economía en esos momentos se basaba en la agricultura y en el ganado. En cuanto a los kilómetros de carretera pavimentada se limitaban a 16.

Hoy la situación que viven los botsuanos ha dado un giro de 180 grados, ya que su renta per cápita es de más de 8.250$ convirtiéndolo en uno de los países más prósperos de África. Su economía ahora también incluye a la industria del diamante. La inclusión de esta industria supone más del 86% de las exportaciones de Botsuana. En cuanto a sus carreteras pavimentadas pasaron a más de 9.650km.

Gracias a esta mejora, la tasa de alfabetización ha superado el 80% y tanto la asistencia sanitaria como la educación primaria obligatoria es gratuita, además de poseer agua potable y electricidad.

La ventaja del diamante de laboratorio

Encontrar diamantes naturales con características fuera de lo común es una tarea complicadísima y que solo se da en ocasiones contadas. La tecnología aquí ha conseguido darnos la posibilidad de producir en masa diamantes extremadamente raros que representan solo el 1% de la producción total. Dependiendo del método de producción empleado (CVD o HPHT) podremos controlar diferentes características del diamante como la claridad y el color. De esta manera podemos conseguir un diamante con las características que queramos a un precio mucho más bajo, además de aumentar el número de puestos de trabajo que necesitan estos laboratorios.

 

Tras saber esto… ¿Qué diamante comprarías?  ¡Déjanos tu opinión en los comentarios!

¡Sorprende a tus contactos compartiendo este artículo!

Déjanos tu comentario
SCROLL UP
error: Contenido protegido por derechos de autor.